Una comunicación corporativa responsable para impulsar el propósito y la cultura empresarial

Las empresas cada vez más necesitan generar confianza entre sus stakeholders e impulsar un comportamiento ético, transparente y de valor para fortalecer su reputación corporativa. Por ello, las empresas tienen el reto de poner en valor los compromisos sociales, ambientales y de gobernanza, ya que nos encontramos inmersos en la “Década de la acción” anunciada por la ONU en 2021 para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Para ello, deben comprometerse en realizar acciones con impacto social y poder cumplir con la Agenda 2030. Además, para generar confianza entre los grupos de interés con el objetivo de crear alianzas y un compromiso de valor social compartido, deben comunicar sus acciones en sostenibilidad de una manera correcta generando información de valor y poniendo el foco en la reputación corporativa vinculada al propósito de la compañía y la sostenibilidad.

A través de DIVEM damos soporte a las empresas para reorientar y mejorar la gestión interna de la diversidad cultural, ampliando de esta manera los puntos en los cuales las compañías pueden afianzar la comunicación de su responsabilidad social y acompañándolas en estas acciones para fomentar una proyección exterior beneficiosa de su imagen con sus distintos grupos de interés.

Por su parte, la guía “Comunicar la sostenibilidad y su impacto en la reputación”, elaborada por Corporate Excellence y Women Action Sustainability, diseña y expone una hoja de ruta con el objetivo de que los responsables de comunicación de las empresas comuniquen de forma responsable la estrategia de sostenibilidad que desarrollan y ejecutan en las organizaciones. Para ello, identifica cinco hitos claves que hay que tener en cuenta en las características de esta comunicación:

  • Ha de ser estratégica y transversal
  • Transparente y coherente
  • Con visión 360º (foco interno y externo)
  • Clara y didáctica
  • Multiplicadora y generadora de alianzas

De esta manera, las compañías incrementarán el valor de la marca y reforzarán la confianza de sus grupos de interés, la proyección del negocio, el fortalecimiento de la reputación corporativa y la generación de valor e impacto positivo; generando al mismo tiempo, numerosas oportunidades derivadas de una correcta comunicación de su propia sostenibilidad. De esta manera, las compañías evitarán escenarios de comunicación ineficientes -como el greenwashing o el greenhushing, combatiendo la desinformación- y serán generadoras de confianza entre sus stakeholders.

Desde DIVEM sabemos lo importante que es generar un propósito con compromiso social y poner en valor el impacto social. Por ello,  asesoramos y desarrollamos acciones de sensibilización y comunicamos de una forma responsable las buenas prácticas en materia de gestión de la diversidad cultural de las empresas que ya forman parte de nuestro programa.

¡Súmate a las empresas socialmente responsables con DIVEM y entra a formar parte de las #EmpresasQueSuman!

Imagen de Freepik

La empresa como impulso contra las desigualdades a través de la gestión de su diversidad cultural

En el contexto actual, las empresas se han convertido en protagonistas principales para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), establecidos por las Naciones Unidas en la Agenda 2030. En el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, que se conmemora cada 17 de octubre, desde el programa DIVEM queremos poner el foco en cómo desde la gestión de la diversidad cultural en la empresa se puede impulsar el alcance de estos objetivos.

Los ODS son un entramado de metas interrelacionadas entre sí y las acciones que las empresas pueden llevar a cabo para contribuir a su consecución no impactan en cada una de ellas individualmente, sino que a través de los cuatro ODS en los que impactan directamente las acciones promovidas desde DIVEM, las empresas pueden colaborar en el logro del resto de metas enumeradas en la Agenda 2030. Así, el ODS 1, sobre fin de la pobreza, es uno de los objetivos en los que las empresas, a través de su responsabilidad social, puede colaborar indirectamente en su logro con el acompañamiento de DIVEM.

Según datos del estudio El Estado de la Pobreza en España 2023 realizado por la Red de Lucha contra la Pobreza (EAPN), más de nueve millones de personas en nuestro país viven en pobreza, y de estos, más de tres millones muestran una carencia material y social severa. Las principales causas de la pobreza siguen siendo las relacionadas con el desempleo, la exclusión social y la alta vulnerabilidad de determinadas poblaciones ante los desastres naturales y enfermedades.

Contribuir a reducir estas cifras está al alcance de aquellas empresas que entienden que ser más inclusivas y fomentar internamente la diversidad en todas sus formas genera un valor añadido tangible, cualitativo y cuantitativo. Contar con un trabajo remunerado, estable y de calidad es la mejor fórmula para salir de la pobreza, aunque cada día hay más hogares en los que un sueldo no garantiza revertir esta situación. España tiene una de las tasas de pobreza laboral más altas de Europa y va en aumento, por lo que, para poder combatir estas cifras, es ineludible la llamada a la acción de las empresas en España.

A continuación, desde DIVEM os presentamos algunas medidas que se pueden implementar para promover el cumplimiento de este ODS a través de la gestión de la diversidad cultural:

  • Políticas de empleo inclusivas: Abrir el acceso de los nuevos empleos generados en la empresa, a personas diversas culturalmente en situación de vulnerabilidad y/o exclusión social. En la mayoría de ocasiones, cuando se habla de vulnerabilidad social, hablamos de personas que no tienen un acceso fácil y/o el conocimiento necesario para realizar búsquedas de empleo por sí mismas. Por ello, contar con la colaboración de las agencias de colocación que impulsan las ONG, facilitará el match entre la candidatura perfecta y la empresa. Garantizar procesos de contratación y promoción sin discriminación.
  • Política de Derechos Humanos: Analizando los riesgos e impactos a los derechos humanos a lo largo de la cadena de suministros y exigiendo unas condiciones laborales de trabajo decente en toda ella. Comprometidos con la erradicación de la esclavitud moderna y con el trabajo infantil. Exigiendo cláusulas de derechos humanos en los contratos con los proveedores.
  • Condiciones Laborales Dignas: Asegurar que las condiciones laborales tienen en cuenta aspectos como la conciliación en los horarios y turnos laborales. Incrementos salariales por encima del Índice de Precios de Consumo (IPC), y eliminación de la brecha salarial. Seguridad en la periodicidad de los ingresos.  Facilitar la unificación de periodos vacacionales a personas extranjeras para que puedan viajar a sus países de origen.
  • Gestionando la Diversidad Cultural: Empoderando a las personas diversas culturalmente, promoviendo liderazgos inclusivos, realizando acciones de formación y sensibilización en diversidad cultural.
  • Voluntariado Corporativo: Promoviendo acciones de voluntariado corporativo, alineadas con el eje de diversidad cultural, que impulsen en diálogo y la relación directa del equipo con la realidad social de las personas en situación de vulnerabilidad social del entorno inmediato.
  • Alianzas con el Tercer Sector: Apoyando a las ONG en la consecución de sus objetivos, mediante la realización de alianzas con impacto, involucrándose en la financiación y participando de proyectos sociales para la erradicación de la pobreza.

Si quieres profundizar en cómo tu empresa puede contribuir al logro de los distintos Objetivos de Desarrollo Sostenible a través de una correcta gestión de la diversidad cultural, ¡únete a DIVEM y entra a formar parte de las #EmpresasQueSuman!

La diversidad lingüística y cultural como valor añadido en la empresa

Como cada año, el 26 de septiembre se conmemora el Día Europeo de las Lenguas, una iniciativa del Consejo de Europa con el apoyo de la Unión Europea proclamada el 6 de diciembre de 2001. Así, en esta fecha se busca sensibilizar sobre la gran variedad de lenguas que caracteriza a Europa fomentando así la diversidad cultural y lingüística; este año, la Secretaria general del Consejo de Europeo, Marija Pejčinović Burić ha señalado que “el Día Europeo de las Lenguas nos recuerda que aprender un idioma es un paso hacia la apertura y el respeto por otras culturas”. Leer más

El plazo para cumplir con los ODS llega a su ecuador y el papel de las empresas es más vital que nunca

Este 25 de septiembre se celebra el octavo aniversario de la aprobación de la Agenda 2030 y de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que han supuesto un llamamiento universal a la acción para reducir las desigualdades, poner fin a la pobreza y proteger el planeta. En este año es, además, un hito importante en el desarrollo de la Agenda 2030, ya que se cumple la mitad del tiempo propuesto para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

De hecho, durante los días 18 y 19 de septiembre tuvo lugar la Cumbre sobre los ODS en la que se recalcó la necesidad de impulsar urgentemente el logro de estas metas antes de llegar a 2030, ya que como indicó el propio secretario general de la ONU, António Guterres, “sólo un 15 % de los ODS están en camino de lograrse”. Aparte de los ajustes que sean necesarios establecer para agilizar y acelerar las acciones que dirijan a su pleno cumplimiento, es de vital importancia que, además de los Estados, el propio sector privado asuma su papel y afiance aún más sus esfuerzos para impulsar el logro de estos objetivos internacionales.

En este sentido, las empresas desempeñan un papel crucial en la consecución de estos objetivos y la gestión de la diversidad cultural se ha convertido en un componente esencial en este proceso, ya que esta no se limita únicamente a la inclusión de personas de diferentes orígenes étnicos y culturales, sino que también abarca la incorporación de diversas perspectivas, ideas y enfoques. De esta manera, las empresas que abrazan la diversidad cultural fomentan la innovación y la creatividad, lo que a su vez contribuye al logro de los ODS al desarrollar iniciativas más efectivas y sostenibles a largo plazo.

La relación entre las empresas, los ODS y la diversidad cultural es sinérgica. Las empresas que incorporan la diversidad cultural en su propia cultura corporativa están mejor posicionadas para contribuir a estas metas de la ONU al contribuir en la creación de un entorno laboral más inclusivo y sostenible.

En este sentido, desde DIVEM ayudamos a las empresas ser conscientes de esta realidad, asesorándolas para que se conviertan en la palanca de cambio necesaria que ayude a transformar la sociedad a través de las metas marcadas por los ODS, especialmente del 5 sobre igualdad de género, del 8 sobre trabajo decente y crecimiento económico, del 10 sobre reducción de las desigualdades y 17 sobre alianzas para lograr los objetivos.

Únete a este reto que nos incluye a todas las personas, empresas e instituciones. ¡Únete a DIVEM y entra a formar parte de las #EmpresasQueSuman!

Incluir el aprendizaje activo para mejorar la gestión de la diversidad cultural: un cambio en el flujo de trabajo de nuestros equipos

La forma en la que las personas aprendemos ha cambiado radicalmente y es por ello que desde DIVEM nos esforzamos por crear una experiencia de aprendizaje con foco en el desarrollo empresarial. Hacemos lo anterior con la investigación, la revisión de la literatura reciente y manteniéndonos al día de las novedades en normativas y buenas prácticas en la gestión de la diversidad cultural tanto a nivel nacional como internacional. Leer más

Impulsar en el propósito de las empresas un compromiso con la diversidad cultural y LGTBI+

Cada vez más se está poniendo de relevancia en las empresas crear el propósito de la compañía desde un compromiso corporativo con unos valores éticos que impulsen la creación de entornos interculturales, diversos, equitativos e inclusivos. Para ello es necesario contemplar tanto en su responsabilidad social corporativa y empresarial como en su estrategia de diversidad, equidad e inclusión, la diversidad de género y diversidad cultural para poner así en valor el talento diverso. Leer más

Del liderazgo al liderazgo inclusivo para atraer nuevo talento diverso y de valor

Las empresas cada vez tienen más claro que tienen que poner el foco en inspirar y promover la creación de valor a largo plazo con el objetivo de crear el propósito de la compañía desde un compromiso corporativo con valores éticos donde impulsen la creación de entornos de trabajo en los que se refleje la interculturalidad, la diversidad, la equidad y la inclusión. Del mismo modo, siguiendo este objetivo también se favorece la integridad y el orgullo de pertenencia entre sus empleados/as y su grupos de interés con el objetivo de atraer talento diverso tan importante en el desarrollo empresarial. Leer más

El ODS 17 como motor de reacción para la consecución del resto de objetivos desde una perspectiva de diversidad cultural

“Para aplicar con éxito la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, debemos pasar rápidamente de los compromisos a la acción. Para ello, necesitamos alianzas sólidas, inclusivas e integradoras a todos los niveles”

Ban Ki-moon

Leer más

Cinco tendencias clave en materia de sostenibilidad que se impondrán en 2023

El 26 de enero desde DIVEM asistimos al webinar organizado por Forética en el que se expusieron los aspectos clave que centrarán la acción de las empresas en 2023 en materia social, buen gobierno y en materia ambiental (ESG), con el objetivo de acelerar la acción empresarial hacia el desarrollo sostenible. En el informe titulado Tendencias ESG 2023. Claves para la agenda empresarial de sostenibilidad que presentaron en este evento online, se identifican cinco tendencias clave en materia de sostenibilidad que tendrán especial relevancia en el hacer de las empresas durante 2023:

  1. El impacto del actual contexto macroeconómico, geopolítico y social en la agenda de desarrollo sostenible. Desde los Acuerdos de París y la adopción por parte de la Asamblea General de Naciones de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), las empresas han ido adoptando los aspectos relacionados con la sostenibilidad a su negocio, que poco a poco han pasado a ser clave en la toma de decisiones. En cambio, hoy se enfrentan a varias crisis de carácter económico (inflación), geopolítico (guerra de Ucrania) y social (greenwashing) que podrían poner en peligro esa apuesta en firme por la sostenibilidad.
  2. La integración de los aspectos ESG en la toma de decisiones de los CEO. Los aspectos ESG seguirán siendo una prioridad para los CEO a través de una mayor interiorización en la toma de decisiones. De hecho, las políticas ESG pasan a ser un aliado para enfrentarse a los retos del negocio, por ejemplo, en el diseño de las cadenas de suministro los aspectos ESG serán factores críticos a la hora de rediseñar una nueva arquitectura de aprovisionamiento que mejore la seguridad del suministro, la resiliencia ante los shocks y los nuevos requisitos de debida diligencia.
  3. La interrelación entre los objetivos Net-Zero y Nature-Positive. El cambio climático ha sido el foco principal de atención y acción por parte de gobiernos y sector privado en materia ambiental durante la última década. Sin embargo, la crisis relativa a la pérdida de biodiversidad y degradación de los sistemas naturales, que puede comprometer el 50% del PIB a nivel global, ha propiciado un cambio del sistema de referencia en base al cual se determinan los retos y las oportunidades. La naturaleza -que incluye biodiversidad, agua dulce, tierra, océanos y atmósfera- se posiciona en el centro de las estrategias, planteando la necesidad de un abordaje integral y coordinado para alcanzar el éxito.
  4. La acción empresarial e impacto social como clave en un entorno complejo. El factor social se consolida como una fuente de estrategia competitiva. La sostenibilidad, a nivel interno, se utilizará para atraer y retener talento. Se acelera la adaptación de las organizaciones a los nuevos modelos de trabajo derivados de la pandemia, el impacto de la transformación digital o la transición verde. Las organizaciones comenzarán a desarrollar estrategias cada vez más complejas de impacto en la sociedad y a afrontar su responsabilidad ampliada en la cadena de valor o ante la creciente crisis de desigualdad.
  5. El valor de la cadena de suministro y de la adaptación a los nuevos marcos de reporte. Las cadenas de suministro y la adaptación a las nuevas normas de reporte serán una prioridad para los departamentos de sostenibilidad. La gestión del Scope 3 supone, con diferencia, el mayor escollo para el cumplimiento de los objetivos net-zero en la mayoría de las compañías. Una nueva generación de regulaciones en materia de debida diligencia, con un fuerte foco en los derechos humanos, convierte a la cadena de suministro en una fuente de riesgos reputacionales y de cumplimiento. Nuevos estándares obligatorios seguirán exigiendo una adaptación continua de los marcos de reporte, donde la calidad del dato se vuelve un asunto principal.

El informe de Forética concluye afirmando que las acciones orientadas a la sostenibilidad seguirán avanzando, destacando las declaraciones en el webinar de Ricardo Trujillo, Manager de Impacto Social y Director de Capital Humano, y Beatriz Laso, Responsable del Clúster de Impacto Social de Forética, en las que recalcan el papel del factor social como fuente de estrategia competitiva y cómo es clave en 2023 reforzar el papel de la sostenibilidad a la hora de atraer y retener el talento e impulsar la acción empresarial ante las brechas de desigualdad.

Todas estas tendencias y asuntos clave en esta materia tienen un impacto directo en las estrategias que las empresas deben adoptar si desean tener éxito en sus políticas de responsabilidad empresarial y sostenibilidad, debiendo adecuarlas a las nuevas corrientes para obtener resultados satisfactorios y adaptarlas a lo que la sociedad espera de ellas. Desde DIVEM ayudamos a las empresas a orientar sus esfuerzos de responsabilidad social para que estos tengan un impacto real, alineando sus acciones con la gestión responsable de la diversidad cultural, la igualdad de oportunidades y la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

¡Únete a las #EmpresasQueSuman DIVEM!

 

 

Imagen de Freepik

La inclusión desde la empresa, imprescindible para cumplir con el ODS 10 y reducir las desigualdades

Reducir las desigualdades y garantizar que nadie se queda atrás forma parte integral de la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Desde DIVEM, acompañamos a las empresas en la integración de los ODS en su plan de gestión de la diversidad cultural, y hoy os contaremos cómo impactar en el ODS 10 de Reducción de las Desigualdades y además luchar contra la pobreza desde el propio entorno laboral en la empresa.

El ODS 10 promueve la inclusión social, económica y política de todas las personas, independientemente de su edad, sexo, discapacidad, raza, etnia, origen, religión, situación económica u otra condición. Además, tiene por objetivo garantizar la igualdad de oportunidades y reducir la desigualdad.

Por otro lado, la pobreza, la exclusión social y la desigualdad constituyen problemas multidimensionales. Se trata de fenómenos estructurales en tanto que son los resultados de los sistemas de organización de la sociedad y están sujetos al marco de referencia político, económico y cultural.

Los estereotipos y prejuicios hacia los sectores de población con mayor vulnerabilidad, así como las emociones y comportamientos asociados a éstos, están en la raíz de las desigualdades sociales. La promoción de una sociedad pacífica, no violenta, inclusiva y cooperativa, que integre y trate de impulsar los beneficios de su diversidad intrínseca, debería instaurarse en el ADN empresarial.

En España, se presenta anualmente el informe “El Estado de la Pobreza”, que realiza la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social de España, y que ofrece datos sobre el indicador AROPE. Según este informe, no es el desempleo lo que define a la pobreza, ya que dentro del grupo de personas pobres, aquellas que tienen empleo se mantienen como el grupo más numeroso. En este sentido, España ocupa el cuarto lugar, tras Rumanía, Bulgaria y Grecia, en la lista de países de la Unión Europea donde el riesgo de pobreza es mayor y con 4,9 puntos porcentuales superior a la media de todos los países de la UE en su conjunto.

Precisamente, los grupos en mayor situación de vulnerabilidad son los que suelen realizar los denominados trabajos esenciales, y precisamente los más necesarios para el mantenimiento de nuestra sociedad y de su correcto funcionamiento en el día a día.

Desde el ámbito empresarial, llevar a cabo políticas de inclusión ligadas a sectores con menores oportunidades permite poner en valor su responsabilidad social y su apuesta por contar entre las personas empleadas con un talento más diverso, que enriquezca su capital y colabore, al mismo tiempo, con la consecución de las metas establecidas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible.