Día Mundial de la Cultura Africana: un día para reconocer el valor de una diversidad cultural rica, participativa e inclusiva

El 24 de enero conmemoramos el Día Mundial de la Cultura Africana y de los Afrodescendientes para celebrar la importante diversidad y la riqueza de las culturas y las diásporas africanas, así como su enorme contribución al patrimonio cultural de la humanidad. Una fecha que tiene especial trascendencia por quedar enmarcada en el Decenio Internacional para los Afrodescendientes (2015-2024), liderado por la ONU, para garantizar el pleno ejercicio de los derechos socioeconómicos de las personas afrodescendientes y su participación plena y equitativa en la sociedad.

Además de una oportunidad de celebrar las culturas africanas y afrodescendientes, debemos ver estas fechas como una invitación para reflexionar sobre los retos que nos plantean las relaciones sociales y encontrar soluciones para construir un modelo justo y equitativo de convivencia en la sociedad, promoviendo de forma efectiva la valiosa diversidad cultural, con todos sus aportes, sus conocimientos y saberes.

Y, desde el ámbito empresarial, aún queda mucho por hacer. La segunda encuesta Ser Negro en la Unión Europea (2019), organizada por la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, mostró como un 82 % de las personas que participaron en el estudio pensaban que el color de la piel o la apariencia física eran la razón principal de su discriminación para el acceso al mercado laboral. Una percepción que refleja la situación real que viven en España las personas del África no mediterránea y afrocaribeñas/afrolatinas (afrodescendientes), quienes, según el CEDRE en su estudio Percepción de la discriminación por origen racial o étnico por parte de sus potenciales víctimas en 2020 (2021), ocupan persistentemente las mayores tasas en los distintos indicadores de discriminación laboral.

Esta discriminación aumenta considerablemente cuando ponemos el foco en las mujeres africanas y afrodescendientes, como han señalado los datos del estudio Mujeres Africanas y Afrodescendientes en España, llevado a cabo por Movimiento por la Paz. El 82 % de estas mujeres considera que el racismo estructural es la principal barrera de acceso al mercado laboral y la explicación a su elevada tasa de desempleo (51 %) y la precariedad laboral. Sólo el 24 % de las mujeres africanas y afrodescendientes cumple con sus expectativas de acceder a un trabajo decente.

Necesitamos más referentes. Y, para ello, es importante generar condiciones más justas y equitativas de acceso y promoción en el mercado laboral, fomentando una comunicación que facilite crear entornos sociolaborales inclusivos y estimulantes para derribar esas barreras socioculturales.

Desde DIVEM, colaboramos con las empresas para generar espacios laborales inclusivos y facilitar el acceso mercado laboral de las mujeres y los hombres africanos y afrodescendientes a través de acciones y estrategias que favorecen su acceso al mercado laboral y el desarrollo pleno de sus derechos y de su potencial, convirtiéndose en una fuente de riqueza para la empresa y la sociedad.