Cumplir con las 5 dimensiones de la diversidad cultural: algunas propuestas para todas las empresas

La gestión de la diversidad cultural es esencial para las empresas que buscan promover la cohesión social y el crecimiento organizacional. Desde DIVEM hemos identificado las “Cinco dimensiones de la diversidad cultural”, unos aspectos clave para una gestión efectiva de la diversidad cultural que las empresas pueden tener en cuenta para no solo ser más competitivas, sino también más responsables socialmente, contribuyendo a un cambio positivo en la sociedad.

Para finalizar este Mes de la diversidad cultural que organizamos desde DIVEM, os traemos algunos consejos para desarrollar políticas empresariales alineadas con estos objetivos a través de la puesta en marcha de varias acciones con las que el tejido empresarial puede convertirse en los agentes de cambio que la sociedad requiere:

1. Dimensión Estratégica

Integrar la diversidad cultural en la estrategia empresarial promueve una sociedad más cohesionada y mejora la reputación corporativa.  Las empresas pueden:

  • Desarrollar políticas de diversidad e inclusión a nivel estratégico.
  • Incluir objetivos de diversidad en sus planes de negocio.
  • Formar comités de diversidad para supervisar y guiar las iniciativas de inclusión.

2. Dimensión Organizativa

Atraer y retener talento diverso es fundamental para el desarrollo empresarial. Las prácticas recomendadas incluyen:

  • Implementar procesos de selección inclusivos, como el currículum ciego, que oculta datos personales para evitar sesgos.
  • Ofrecer programas de mentoría y desarrollo profesional específicos para empleados de minorías.
  • Establecer políticas de conciliación que respeten diversas culturas y religiones.

3. Dimensión Social

Fomentar la inclusión y combatir la discriminación son pilares para una sociedad más justa. Las empresas pueden:

  • Realizar campañas de sensibilización y formación sobre diversidad e inclusión.
  • Colaborar con organizaciones comunitarias para apoyar proyectos sociales.
  • Promover la igualdad de oportunidades en todas las áreas de la empresa.

4. Dimensión Competitiva

La diversidad impulsa la innovación y la creatividad. Ejemplos de buenas prácticas incluyen:

  • Crear equipos de trabajo diversos que aporten diferentes perspectivas.
  • Fomentar un entorno de trabajo donde se valoren y respeten todas las voces.
  • Invertir en programas de desarrollo de liderazgo inclusivo.

5. Dimensión Intangible

Un compromiso transparente con la diversidad mejora la percepción pública de la empresa. Las empresas pueden:

  • Comunicar abiertamente sus esfuerzos y logros en diversidad e inclusión.
  • Publicar informes anuales de responsabilidad social corporativa que incluyan métricas de diversidad.
  • Participar en rankings y certificaciones de empresas inclusivas.

La gestión de la diversidad cultural debe ser un esfuerzo continuo y comprometido para alcanzar una verdadera inclusión y equidad en el ámbito empresarial.

¡Entra a formar parte de DIVEM y de las #EmpresasQueSuman!

El distintivo DIVEM: empresas transformadoras y líderes en la gestión de la diversidad cultural

Las empresas, a través de su compromiso social, tienen un importante papel como agentes de cambo y de transformación social, y son de vital importancia para lograr una sociedad más justa e igualitaria.

Desde el programa DIVEM, acompañamos a las empresas socialmente comprometidas, y les ayudamos a recorrer el camino que les permita, a través de una gestión estratégica de la diversidad cultural, la promoción de la igualdad de oportunidades y de la no discriminación en el entorno laboral, generar valor tanto para la empresa, como en el plano social, favoreciendo sociedades más responsables e inclusivas, en consonancia con los objetivos de la Agenda 2030.

Creemos firmemente que es de vital importancia dar visibilidad y reconocimiento a todas estas empresas que se alían con Accem en este compromiso con la diversidad cultural. Por ello, hemos creado el distintivo DIVEM “Aquí nos aliamos con la diversidad”, distintivo que se otorga anualmente y reconoce a las empresas que durante el año han implantado o innovado en medidas de gestión de la diversidad cultural, de la mano de las herramientas y asesoramiento gratuitos que ponemos a disposición del sector empresarial.

Durante el año 2023, este distintivo fue entregado a un total de 19 empresas: Multiópticas, Indra, Leroy Merlin, Mercamurcia, Sigma Technologies, Highlander Recruitment, Eviden, Europa Mundo, CWT, Centro Médico de Asturias, Euconsa, Ubikare, Calibre 360º, helpHousing, Cultivos Araba, Cella, Embutidos Ezequiel, Caser y la asociación empresarial sevillana Epyme.

Todas las empresas, sea cual sea su tamaño o su sector de actividad, pueden sumarse al compromiso con la diversidad. De esta manera, si tu empresa está interesada, escríbenos y nos pondremos en contacto con vosotros lo antes posible. Desde DIVEM realizaremos un diagnóstico de la diversidad cultural de tu empresa, que nos servirá para proponeros acciones que se ajusten a vuestra realidad empresarial. Propondremos un plan de acción que comprenderá actividades concretas a implementar y que puede contemplar acciones formativas, de acercamiento a la realidad, de comunicación interna y externa, de sensibilización…

Durante el proceso, será importante que la empresa comunique su compromiso con la diversidad cultural, para estar presentes en el imaginario colectivo como empresa socialmente responsable, inclusiva y diversa, pero también para generar sentido y orgullo de pertenencia entre vuestro equipo.

El distintivo DIVEM aportará y dotará de visibilidad y reconocimiento tanto interno como externo vuestro compromiso. Finalmente, podréis constituiros como líderes y referentes para otras empresas, como lo son hoy las más de 400 empresas que se han sumado a nuestro programa, y de manera muy especial las galardonadas con el distintivo DIVEM.

¡Únete a las #EmpresasQueSuman!

Acabar con la LGTBIfobia en los centros de trabajo: interseccionalidad, compromiso y responsabilidad legal

El compromiso de las empresas que se alían con la diversidad LGTBI+ y cultural es algo que se ha de reflejar de forma transversal y longitudinal en el tiempo. Esto supone ir más allá del mes del Orgullo, siendo conscientes de la realidad y las múltiples barreras a las que se pueden enfrentar las personas de este colectivo en sus centros de trabajo. Con el propósito de concienciar sobre las diferentes formas de discriminación que sufren a diario, cada 17 de mayo se celebra el día mundial contra la LGTBIfobia. Su origen no es fortuito, ya que justamente el 17 de mayo de 1990 la Organización Mundial de la Salud (OMS) dejó de considerar la homosexualidad como una enfermedad mental.

En los últimos años muchas empresas han dado pasos en la lucha contra la discriminación por motivos culturales, étnicos, de orientación sexual o de identidad de género, si bien, todavía queda mucho para lograr la inclusión real y la existencia de espacios 100 % seguros. Así lo reflejan los últimos estudios de UGT de 2020 y 2023 donde se recoge que en el ámbito laboral el 75 % de personas LGTBI+ han sentido miedo a revelar su orientación o identidad, que un 40 % han sufrido algún tipo de violencia verbal por el hecho de ser LGTBI+ y que el 55 % de personas trans se han sentido rechazadas en los procesos de selección por su identidad de género. A estos datos hay que añadir la doble discriminación que encuentran las personas LGTBI+ culturalmente diversas por estereotipos por su color de piel, acento o país de origen. Además, muchas de estas personas se vieron obligadas a huir de sus países de origen para salvar sus vidas al ser considerado como delito su forma de ser o de amar , lo que les genera sentimientos de miedo y autorrepresión, y una mayor vulnerabilidad.

Este tipo de actitudes de violencia pueden generar desde una baja productividad y un escaso compromiso con la empresa, hasta problemas de salud graves como ansiedad o depresión, o incluso conducir a la baja voluntaria de la persona trabajadora.

Es importante tener en cuenta que tanto el silencio como la inacción ante comportamientos de LGTBIfobia tiene como resultado la perpetuación de los mismos, dada su impunidad. De ahí que la nueva Ley 4/2023 establezca la obligación a las empresas de más de 50 de desarrollar medidas en favor de la igualdad de las personas LGTBI, entre las que se incluye obligatoriamente un protocolo contra acoso o la violencia contra las personas del dicho colectivo.

Las empresas tienen la responsabilidad de visibilizarse y posicionarse en favor de la diversidad LGTBI+ y cultural, poniendo en marcha políticas que garanticen la no discriminación, previniendo y actuando ante estas situaciones de discriminación. La formación constante, la existencia de canales de denuncia, y contar con una cultura empresarial en favor de la diversidad, son algunos elementos clave que muchas empresas están desarrollando.

Si desde tu empresa también queréis afianzar vuestro compromiso y actuar para aliaros con la diversidad, en DIVEM podemos acompañaros implementando medidas para luchar contra la discriminación.

¡Entra en nuestra web y descubre como formar parte de las #EmpresasQueSuman!

Imagen: freepik

Encuentro digital: “La mirada de la diversidad: motor de talento e innovación en la empresa”

El 21 de mayo se celebra en varios países el Día Mundial de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo. Este día se estableció por la UNESCO en 2002 para promover el respeto y la comprensión entre las culturas para fomentar la paz y el desarrollo sostenible.

Desde DIVEM, dedicamos el mes de mayo a trabajar, de manera más específica si cabe, la diversidad en el ámbito empresarial. Lo hacemos a través de distintas acciones formativas, actividades e iniciativas, entre las que destaca la celebración del encuentro digital “La mirada de la diversidad: motor de talento e innovación en la empresa”, que ha tenido lugar este jueves 9 de mayo y donde hemos tenido el placer de compartir espacio virtual con tres profesionales referentes en el ámbito de la gestión de la diversidad cultural en sus empresas y que comparten la meta común de construir sociedades socioculturalmente inclusivas diversas y no dejar a nadie atrás.

Matías Nso, CEO y cofundador en Kuorum, nos ha hablado de la importancia que tiene el liderazgo inclusivo para las empresas comprometidas socialmente y de la responsabilidad del líder sobre el el bienestar de la plantilla. Así mismo ha destacado la importancia de crear protocolos internos dentro de la empresa para que los valores calen en el ADN de la misma, y trasciendan a la figura del propio líder en el tiempo. Para Nso, es importante dar visibilidad a aquellos aspectos que pueden crear más dificultades, para poder abordarlos y trabajarlos.

En la misma línea, ha abordado la siempre importante cuestión de la selección de personal, aspecto en el que Kuorum ha protocolizado la inclusión de candidatas mujeres, subrepresentadas en su sector, y de personas con un “background diferente” en todos los procesos de selección de manera obligatoria. “Lo importante es que el compromiso que nace de manera natural se integre y protocolice en la empresa, por ejemplo, para eliminar los sesgos a la hora de contratar personal”. Por último, ha destacado el poder de las pequeñas empresas como agente transformador de la sociedad y generador de cambio, pudiendo trasladar valores a empresas más grandes.

Por su parte, Ivette Barreto, presidenta de la Asociación de Mujeres Empresarias Iberoamericanas ha puesto en valor el papel de las mujeres migrantes en el emprendimiento empresarial en los países donde han decidido establecerse y sus aportaciones a las sociedades de acogida. Ha destacado la mentalidad innovadora y creativa que les caracteriza, así como el papel de la historia de vida para que “nos identifiquemos en nuestras diferencias y que sumemos en nuestros sentidos”.

Barreto ha puesto como ejemplo de este espíritu emprendedor y de empoderamiento el proyecto de una empresaria colombiana con una amplia trayectoria de emprendimiento cultural, pintora, que ha plasmado sus obras de arte en prendas textiles, y defendiendo valores de sostenibilidad medioambiental y defensa de los derechos humanos. Según ha afirmado Barreto, “las empresas deben ser socialmente responsables porque no está reñido el aportar beneficio económico y con aportar beneficio social”.

La tercera ponente, Inés Bebea, es en la actualidad profesora de Formación Profesional en Informática y Comunicaciones. Nos ha hablado de su trayectoria previa como ingeniera de telecomunicaciones y como voluntaria en el ámbito de la cooperación internacional. Con ella hemos reflexionado sobre el impacto social de la tecnología en el mundo, sobre la búsqueda de la propia identidad cultural “en Madrid es donde me he he preguntado quién soy”. Ha puesto en valor el impacto de una mirada más transversal y en como se transfiere lo que sentimos y lo que somos a lo que hacemos.

La falta de referentes en carreras STEM de mujeres culturalmente diversas es un hecho. Crear referentes en la educación, para que que una persona que está estudiando se vea reflejada y derribe los sesgos inconscientes es primordial. Bebea ha llamado la atención sobre el hecho de que instituciones educativas que tienen tanta diversidad en sus aulas, no se planteen incorporar equipos docentes más diversos ni los procesos de acceso a esta profesión.

Finalmente ha destacado la importancia de una mirada introspectiva para saber qué es lo que uno disfruta haciendo, “todo el mundo tiene dones que ofrecer al mundo”, así como la importancia de “iniciar caminos, de emprender” porque “cuando puedes abrir un camino, puedes abrir cuarenta”.

Por último, y como cierre respecto al valor de la diversidad cultural para las empresas y la sociedad, nuestros tres participantes han abordado otros aspectos relevantes en este ámbito.

Para Ivette Barreto, es importante visibilizar y promover la diversidad en todos los ámbitos, reconociendo y valorando el talento, los dones y la pasión de cada individuo. Ha destacado la necesidad de respetar a las personas y darles la oportunidad de ser auténticas, reconociendo y celebrando la diversidad como una fuente de riqueza y valor en la sociedad. Ha enfatizado que es crucial incorporar personas culturalmente diversas en posiciones de poder para reflejar y representar la diversidad de la sociedad.

Matías Nso, ha resaltado la importancia de integrar la diversidad cultural en el propósito de las empresas. Las organizaciones deben evolucionar, y un buen líder es aquel que se vuelve prescindible, por lo tanto, los valores que el líder quiere que perduren en la organización deben reflejarse en su propósito. Es fundamental detallar cómo se va a lograr esta diversidad, incluso abordando las dificultades y desafíos que surgen en equipos diversos, como las barreras de comunicación. No basta con tener un líder diverso; es crucial que la diversidad sea parte integral y continua de la organización.

Para finalizar, Inés Bebea hizo hincapié en la necesidad de aumentar la diversidad del profesorado y educadores tanto en entornos educativos formales, como informales. Es necesario articular equipos más diversos en estos ambientes. Al hacerlo, se busca enriquecer el proceso educativo, promover la inclusión y preparar a los estudiantes para enfrentar un mundo cada vez más diverso y complejom donde deben explorar su habilidades y sus potencialidades para encontrar su camino.

Queremos agradecer a nuestros tres ponentes su presencia y aportaciones. Si te perdiste el encuentro puedes volver a verlo aquí:

Igualmente, si quieres conocer el resto de iniciativas que estamos llevando a cabo con motivo del Mes de la Diversidad Cultural, las encontrarás en nuestra web.

¡Súmate al Mes de la diversidad cultural con DIVEM!

Súmate al Mes de la diversidad cultural con DIVEM

Cada 21 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Diversidad Cultural, una fecha que se enfoca en reconocer y valorar la diversidad de culturas, tradiciones, lenguas y formas de vida que conviven en el país, así como en promover el respeto, la tolerancia y la convivencia entre personas de diferentes orígenes étnicos, culturales y religiosos. En el ámbito empresarial, celebrar este día no solo ayuda a promover la inclusión y el respeto, sino que también contribuye a crear un ambiente de trabajo más enriquecedor, creativo y productivo. Por este motivo, desde DIVEM hemos preparado un catálogo de actividades e iniciativas para toda empresa que desee conocer más acerca cómo realizar e impulsar una gestión responsable y correcta de la diversidad cultural entre sus plantillas y aprovechar todo su potencial.

A través de estas propuestas, que se desarrollarán a lo largo de todo el mes de mayo y que serán de carácter totalmente gratuito, las empresas participantes también podrán descubrir una serie de herramientas con las que contribuir significativamente a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, promoviendo así un desarrollo más equitativo, inclusivo y sostenible.

Encuentro empresarial online

El jueves 9 de mayo, a las 10.30 h, tendrá lugar el encuentro empresarial titulado “La mirada de la diversidad: motor de talento e innovación en la empresa”, que se desarrollará de manera online y cuya inscripción ya se encuentra abierta. En él participarán entidades, empresas y profesionales referentes en la gestión del talento diverso que compartirán buenas prácticas para eliminar cualquier tipo de discriminación en el ámbito empresarial.

En este encuentro se expondrán los beneficios que aporta desarrollar e implementar acciones a favor de la diversidad cultural, el valor añadido que tienen en la estrategia de diversidad, equidad e inclusión, y cómo hacer extensible el compromiso con estas políticas empresariales a todos los grupos de interés. En esta ocasión participarán:

  • Matías Nso. CEO y cofundador en Kuorum.
  • Ivette Barreto. Presidenta en Asociación de Mujeres Empresarias Iberoamericanas.
  • Inés Bebea. Profesora de Formación Profesional en Informática y Comunicaciones.

Acciones formativas y de acercamiento a la realidad

Del mismo modo, desde DIVEM hemos diseñado varias formaciones que estarán disponibles durante todo el mes de mayo para todas las empresas que deseen sumarse. A través de ellas se plantean distintas acciones que puede poner en marcha el tejido empresarial para proporcionar formación y sensibilización a los empleados sobre la importancia de la diversidad cultural, la inclusión y el respeto mutuo; fomentar un ambiente de trabajo donde todos los empleados se sientan valorados, respetados y escuchados, independientemente de su origen cultural; y fomentar un liderazgo inclusivo que reconozca y valore la diversidad cultural, y promueva la participación de empleados de todos los orígenes en la toma de decisiones.

También se encuentra disponible la posibilidad de realizar actividades de acercamiento a la realidad de personas refugiadas y migrantes. Así, las empresas que participen en estas charlas, talleres, coloquios… tanto online como presenciales, podrán favorecer el conocimiento mutuo y la relación de las personas empleadas con personas migrantes y refugiadas desde una perspectiva horizontal y que fomente la empatía con estos colectivos.

Para finalizar, también se ha elaborado una selección de propuestas culturales con las que impulsar ese acercamiento a la realidad de las personas culturalmente diversas. A través de una recopilación de películas, series y libros, las empresas pueden difundir a través de sus canales de comunicación internos y externos para dar a conocer entre su plantilla las diferentes realidades en el ámbito de la diversidad cultural.

Todas las actividades se encuentran abiertas a cualquier gran empresa, pyme o asociación empresarial que desee participar. ¡Solicítanos más información a través del correo electrónico rse@accem.es!

Desmontar prejuicios para impulsar la visibilidad lésbica y culturalmente diversa en el entorno profesional

Como cada año, el 26 de abril se celebra el día de la visibilidad lésbica, una fecha para reivindicar la igualdad de derechos y oportunidades de las mujeres lesbianas y poner en valor una de las orientaciones sexuales que, con mayor frecuencia, se suele ocultar en todos los ámbitos, y especialmente, en el mundo laboral. Según un estudio de la FELGTB (2021) un 35% de mujeres lesbianas, bisexuales y trans les resulta difícil hablar sobre su vida íntima o familiar en el lugar de trabajo.

La presencia de mujeres diversas en los entornos laborales es innegable, especialmente en aquellas compañías que deciden implementar políticas que promueven la creación de espacios seguros y apuestan por la diversidad como valor añadido. Si bien, esta mayor presencia sigue sin ser sinónimo de visibilidad. Y en este sentido, juega un papel muy importante la triple discriminación a la que se enfrentan: por un lado, el machismo por ser mujeres, por otro, la lesbofobia, y si esa mujer es racializada o migrante, se añade también el racismo como barrera, no solo para el acceso al mercado laboral, sino también para el mantenimiento en el puesto trabajo o para lograr promocionar.

Siguiendo el estudio de la FELGTB (2021) una de cada diez mujeres lesbianas se ve obligada a abandonar su puesto de trabajo por problemas relacionados con su orientación sexual. De hecho, otro estudio de CEAR (2019) recoge la discriminación de las lesbianas migrantes en el ámbito laboral por motivo de que su estética o expresión de género al no ajustarse a los roles de género de lo que supone la feminidad (llevar el pelo rapado o no identificarlas como mujeres) o a los cánones culturales (vestir con un estilo del país de origen o llevar pelo afro). Así mismo, destaca que las lesbianas racializadas, afrodescendientes o indígenas estiman que dentro de las diferentes formas de discriminación que pueden sufrir, el estigma racial es la predominante.

Avanzar, no solo en la visibilidad de las lesbianas culturalmente diversas en sus puestos de trabajo, sino también en la garantía de su bienestar y de unas condiciones igualitarias, no es una tarea individual, sino de toda la sociedad. Y en eso las organizaciones y corporaciones desempeñan un papel fundamental.

Como ejemplos de buenas prácticas que se pueden implementar de forma sencilla son la inclusión de actividades formativas en diversidad afectivo-sexual y de género con perspectiva racial que promuevan espacios seguros y acaben con los prejuicios y la presunción de heterosexualidad, o la reivindicación de fechas como esta, con una política de comunicación que se posicione a favor de la diversidad LGTBI+ y cultural. Y por supuesto, el cumplimiento de la normativa con la creación de planes de diversidad LGTBI+.

Y aunque visibilizarse como lesbiana en la empresa es una decisión personal, bien está demostrado que el hecho de contar con un ambiente de trabajo que se aprecie como un espacio seguro, ayuda a las mujeres a empoderarse y mostrarse como son. Y ello, a su vez, allana el camino a que otras mujeres se abran, al convertirse en referentes. Además, ser ellas mismas mejora su desempeño laboral, refuerza la cohesión del grupo de trabajo e incrementa el employer branding. En definitiva, favorece una mejor calidad de vida que se traduce en grandes beneficios para la empresa y la sociedad.

Si tú también quieres que tu empresa se visibilice y luzca su diversidad con orgullo, en DIVEM podemos ayudarte. Entra en nuestra web y descubre como podemos hacer de la diversidad un valor añadido.

Imagen: Freepik

Alineando el propósito en la empresa con la gestión de la diversidad: un camino hacia la sostenibilidad

El tejido empresarial cada vez debe tener más claro que se debe generar un impacto positivo a través de tres vías:

  • El propósito debe estar alineado con los objetivos, prioridades y valores de las compañías. Estos son elementos clave de la propuesta de valor de las personas trabajadoras y, para ello, debe ser un propósito “vivo” que funcione llegando directamente a todas las personas de la organización, manteniéndose como una constante en las decisiones del día a día. En este aspecto cobra especial relevancia la figura del líder responsable dentro de las empresas, que impulse la creación de entornos de trabajo interculturales, diversos, equitativos e inclusivos.
  • Las acciones que se desarrollen en la estrategia de DE&I tienen que ser parte de este propósito, ya que la diversidad y la inclusión aportan valor e impacto positivo en las compañías. Aquí reside la importancia de tener un compromiso con la atracción y retención del talento diverso que permita crear un compromiso real y que tenga un impacto social positivo, sostenible y que contribuya a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
  • La sostenibilidad es clave en la contribución a un impacto positivo, asegurando la actuación de las empresas a largo plazo.

El propósito debe ser inspirador y que explique por qué las empresas impactan positivamente en su entorno. Por ello la importancia de formar, sensibilizar a todos los grupos de interés de las empresas. En este sentido, las compañías deben tener claro que este compromiso real con propósito se encuentre en el centro de la estrategia de la organización, siendo un factor decisivo a la hora de tomar decisiones. Para tener un propósito alineado con los objetivos, prioridades y valores de la compañía, este debe involucrar a todas las personas trabajadoras, impulsando entornos de trabajo interculturales, diversos, equitativos e inclusivos y contribuir a eliminar cualquier tipo de discriminación para que todas estas acciones fluyan y puedan llevarse a cabo orgánicamente.

Además, para generar un impacto positivo dentro de las compañías, la diversidad, equidad e inclusión se deben convertir en imperativos claves del negocio y se debe actuar de manera decisiva para hacerla realidad en el día a día, teniendo reflejadas en la estrategia de DE&I todas las diversidades (diversidad cultural, diversidad de género, diversidad funcional, diversidad generacional, diversidad sexual…), trabajarlas de forma transversal con un plan de acción integral e impactando en todos los grupos de interés de las compañías. Por ello, se deben tener muy claros tres grandes hitos para lograr una transformación social a través de la acción empresarial mediante acciones enfocadas y honestas que generen impactos positivos: por un lado, la diversidad, equidad e inclusión; por otro, el impacto social y la sostenibilidad; y, finalmente, la employee experience.

Desde DIVEM acompañamos a las empresas en la implementación de acciones para contribuir en los ODS 1, ODS 4, ODS 5, ODS 8, ODS 10 y ODS 17, valorando el talento diverso a través de la gestión responsable de la diversidad cultural para crear entornos de trabajos interculturales, diversos, equitativos e inclusivos y poder eliminar, así, cualquier discriminación que pueda surgir dentro de las empresas.

¡Súmate a las empresas socialmente responsables con DIVEM y entra a formar parte de las #EmpresasQueSuman!

Cómo potenciar el crecimiento empresarial a través de la formación interna en diversidad cultural

La formación interna en las empresas ofrece multitud de beneficios clave que van desde el desarrollo de habilidades específicas, la adaptabilidad y flexibilidad ante cambios o la retención de talento, hasta el fortalecimiento de la cultura organizacional, la promoción de la innovación y la creatividad, entre muchos otros.

En conjunto, estos beneficios contribuyen al crecimiento y éxito a largo plazo de la empresa, al alinear a las personas que allí trabajan con los objetivos y valores de la organización, impulsando así su competitividad y su capacidad para enfrentar los desafíos del entorno. La realización de acciones formativas que tengan la diversidad cultural como eje, es por tanto, una estrategia fundamental para la transmitir estos valores y principios éticos que forman parte de la identidad de la empresa y que se deben ver reflejados en todos los aspectos de su actividad.

Dado el importante papel que la formación tiene para las compañías, las estrategias de formación interna deben ser meticulosamente diseñadas para maximizar su efectividad y relevancia, a partir de las siguientes premisas:

Formaciones adaptadas a través de un análisis detallado

La formación interna debe partir de un análisis de la realidad y de las necesidades específicas de la empresa y de las personas que la integran. Al adaptarse al contexto empresarial, se garantiza que la formación sea altamente relevante y efectiva.

En DIVEM realizamos un diagnóstico para diseñar las acciones que mejor respondan a la realidad de las empresas.

 

Compromiso de la dirección y liderazgo

Es esencial tanto las figuras directivas como otras figuras de liderazgo se involucren activamente en el proceso de formación interna. Su respaldo demuestra un compromiso con el desarrollo profesional la plantilla, fomentando así una cultura organizacional de aprendizaje continuo y crecimiento.

En DIVEM partimos del compromiso de la dirección y contamos con formaciones especialmente dirigidas a la formación de líderes inclusivos como agentes clave en el proceso.

 

Enfoque en la eficiencia y efectividad

La formación interna debe ser rápida, eficaz y práctica. Es conveniente priorizar la implementación de cursos cortos e intensivos, diseñados para integrarse fácilmente en las agendas de los equipos. Esta modalidad incrementa la participación, el compromiso y la satisfacción.

En DIVEM contamos con un amplio catálogo de formaciones de distinta duración especialmente diseñadas para poner el foco en los aspectos a trabajar y  que responderán a las necesidades específicas de la empresa en materia de diversidad cultural.

 

Flexibilidad y accesibilidad

La formación interna debe estar disponible en diversas plataformas y formatos, permitiendo a las personas trabajadoras acceder al contenido de manera flexible y en tiempo real o diferido. Esta accesibilidad aumenta la participación y el aprovechamiento del programa de formación.

Nuestras formaciones se realizan prioritariamente a través de clases virtuales, accesibles desde diferentes dispositivos multimedia.

 

Enfoque en la consolidación y cambio de comportamiento a largo plazo

La formación interna debe estar dirigida no solo a impartir conocimientos, sino también a fomentar cambios de comportamiento y hábitos en el personal de la empresa. Al ser un proceso continuo, se asegura que los nuevos aprendizajes se internalicen y se traduzcan en mejoras significativas en el desempeño laboral a lo largo del tiempo.

En DIVEM acompañamos a las empresas en el diseño de un plan de formación en materia de diversidad cultural con un enfoque transversal y progresivo.

 

En definitiva, el desarrollo de acciones formativas en el seno de la empresa es fundamental a la hora de implementar medidas a favor de la diversidad, la igualdad de oportunidades y la no discriminación en el entorno laboral, haciendo extensible el compromiso de la empresa entre todas las personas que la integran.

A través del programa DIVEM ofrecemos a las empresas de manera gratuita talleres formativos en materia de gestión de la diversidad que ayuden a promover entornos de trabajo más inclusivos, así como acciones que generen un impacto social positivo en la sociedad.

¡Descubre nuestro catálogo de formaciones y entra a formar parte de las #EmpresasQueSuman!

La debida diligencia en las empresas: cumpliendo con un compromiso social necesario

El Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial se celebra el 21 de marzo de cada año, con el objetivo de combatir la discriminación y cumplir con la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la cual establece en su artículo 2 que “toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición”. Derivado de este precepto se extrae que todas las personas tienen la capacidad de contribuir de manera constructiva al desarrollo de sociedades cohesionadas e igualitarias en derechos. Por ello, tanto las personas, como las empresas y las entidades de la sociedad civil tenemos el compromiso de promover la igualdad de trato sin ningún condicionante y combatir cualquier tipo de discriminación, eliminando sesgos inconscientes, estereotipos y actitudes xenófobas o intolerantes, contribuyendo así a la lucha contra el racismo y cualquier tipo de discriminación.

Las empresas son agentes claves para cumplir con la declaración Universal de los Derechos Humanos. En la línea marcada por las tendencias en cuanto a responsabilidad social, las empresas deben adquirir un compromiso a la hora de impulsar e implementar medidas que pongan en el centro el respeto y la defensa de los Derechos Humanos. Una forma de abordar y hacer efectivo ese compromiso es a través de los procesos de debida diligencia. La debida diligencia consiste en un proceso que permite a las empresas identificar, prevenir y mitigar sus impactos adversos reales y potenciales sobre los Derechos Humanos y dar cuenta de cómo abordan dichos impactos. Conforme a los Principios rectores sobre las empresas y los Derechos Humanos, promovidos desde la La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, esta debida diligencia debe cumplir ciertos criterios:

  • Debe abarcar las consecuencias negativas sobre los derechos humanos que la empresa haya provocado o contribuido a provocar a través de sus propias actividades, o que guarden relación directa con sus operaciones, productos o servicios prestados por sus relaciones comerciales;

  • Variará de complejidad en función del tamaño de la empresa, el riesgo de graves consecuencias negativas sobre los derechos humanos y la naturaleza y el contexto de sus operaciones;

  • Debe ser un proceso continuo, ya que los riesgos para los derechos humanos pueden cambiar con el tiempo, en función de la evolución de las operaciones y el contexto operacional de las empresas.

De la misma manera, las empresas tienen que tener en cuenta lo importante que es comunicar de una forma transparente, formar y sensibilizar a todos sus grupos de interés, con el objetivo de impulsar un comportamiento ético y cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Desde DIVEM ofrecemos a las empresas acciones formativas y de sensibilización, con el objetivo de eliminar cualquier tipo de discriminación y favorecer entornos de trabajo donde se ponga en valor el talento diverso e impulsando la creación de equipos de trabajo interculturales, diversos, equitativos e inclusivos.

¡Súmate a las empresas socialmente responsables con DIVEM y entra a formar parte de las #EmpresasQueSuman!

La riqueza cultural y religiosa en España: construyendo empresas inclusivas y diversas

Recientemente ha dado inicio el mes del Ramadán, uno de los periodos más significativos en el calendario islámico. Y en apenas dos semanas, gran parte de la población española estará inmersa en la celebración de la Semana Santa, un hito destacado para el Cristianismo Católico. Sin embargo, marzo de 2024 no solo marca estas festividades. También conmemorarán eventos importantes otras confesiones presentes en España, como el Hinduismo, el Cristianismo Evangélico, la Iglesia de la Cienciología, la Fe Baha’í, el Cristianismo Ortodoxo, el Sijismo, el Judaísmo, los Testigos Cristianos de Jehová y la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

España es enormemente plural y rica en lo que a diversidad cultural y religiosa respecta. Según datos del Centro de Investigaciones Sociológicas de diciembre de 2023, el 55,1 % de la población se identificaba como católica, y, el resto, se dividía entre personas sin religión (incluyendo ateos, agnósticos y no creyentes) y seguidoras de otras confesiones. Esta diversidad se refleja en el entorno empresarial, ofreciendo oportunidades a empresas de todos los tamaños y capitales para diseñar acciones e implementar medidas alineadas con valores que fomenten un ambiente inclusivo y diverso, donde todas las personas trabajadoras, independientemente de la religión que profesen, puedan identificarse.

En este contexto, el programa DIVEM se posiciona como un aliado que acompaña a las empresas en la gestión de entornos laborales diversos, promoviendo la reflexión y la implementación de medidas y buenas prácticas que impulsen la inclusión, la diversidad y la equidad. En este sentido, estas medidas pueden ser de diversa índole y calado, pudiendo adaptarse a las necesidades concretas de cada compañía, como por ejemplo:

  • Asunción de un decálogo que reconozca y promueva la igualdad y diversidad.
  • Ofrecer un ambiente acogedor, y carente de fuertes identidades religiosas.
  • Realizar acciones formativas sobre diversidad religiosa, dando a conocer distintas creencias, y sobre el marco jurídico, de la libertad religiosa como derecho fundamental.
  • Celebración de eventos multiculturales, que reflejen la diversidad religiosa presente en la empresa y permitan el conocimiento y acercamiento mutuo
  • Flexibilizar, en la medida de lo posible los horarios para el cumplimiento de deberes religiosos.
  • Permitir la expresión de símbolos religiosos de carácter personal.
  • Flexibilizar el vestuario laboral en la medida de lo posible si entra en conflicto con cuestiones religiosas.
  • Consideración de las limitaciones alimenticias en los comedores de empresa, ofreciendo alternativas.
  • Habilitar espacios de oración.

En DIVEM nos comprometemos a acompañar a las empresas en este camino hacia la inclusión, diversidad y equidad. Nuestro objetivo es facilitar procesos de reflexión y el apoyo en la implementación de medidas que favorezcan entornos laborales que promuevan y reflejen la riqueza cultural y religiosa de nuestra sociedad, brindando oportunidades para el desarrollo y el crecimiento tanto de las empresas como de todas las personas que las integran.

Si quieres saber cómo, ¡únete a las #EmpresasQueSuman!

Imagen de Freepik