Cuando generamos oportunidades, ganamos todos

El primer paso en la gestión de la diversidad es integrar, dentro de la empresa, políticas que garanticen la igualdad de oportunidades y no discriminación en el acceso a un empleo, sin tener en cuenta el género, el origen, la edad, la orientación sexual, la capacidad… El compromiso por estos valores son el pilar de cualquier estrategia de diversidad e inclusión y deben formar parte del ADN de la empresa.

Grupo CLN Servicios Integrales, como muestra de su compromiso con la sociedad, lleva años apostando por estos valores y por el compromiso con las personas a través de una gestión ética y responsable que apuesta por la creación de empleo estable, la seguridad y la salud de las personas, la conciliación de la vida personal y profesional, así como la integración de colectivos desfavorecidos. Su experiencia, nos muestra cómo desde las empresas se puede trabajar en la consecución de los ODS contribuyendo en la reducción de las desigualdades y el trabajo decente y de cómo las empresas pueden generar un impacto social positivo que beneficia a toda la sociedad.

Muestra de ello son las experiencias de Krist y Abdullah, dos trabajadores de Grupo CLN Servicios Integrales, que además de ser un ejemplo de superación personal, tras un duro proceso migratorio y años de esfuerzo, tuvieron la oportunidad de empezar a trabajar en esta empresa en la que, a día de hoy, se sienten parte fundamental de la misma.

En el caso de Krist, todas las experiencias vividas en su proceso migratorio le han permitido desarrollar una serie de habilidades y competencias muy positivas para desempeñar cualquier trabajo. En su caso, ha sido a través del contrato de formación de un año que le hizo la empresa cuando pudo no solo renovar su permiso de residencia, sino también de trabajo. Ahora, después de 4 meses en la empresa, dice estar muy contento y que valora mucho la oportunidad que le han dado:

En la vida cuando tú quieres algo, lo puedes conseguir. Si tú no quieres aprovechar las oportunidades, nunca vas a conseguir lo que quieres en la vida. Cuando llegué a España no sabía hablar español, ni escribir, ni calcular, ni nada… Aprendí todo en dos años, porque cuando necesitas algo y no has estudiado como los demás, tú tienes que estudiar dos veces más que los demás para integrarte. Para mí, llegar aquí fue un nuevo comienzo”.

Para su compañero Abdullah, empezar a trabajar en CLN supuso, no solo regularizar su situación en el país, sino mejorar su situación económica y personal:

CLN me ha ayudado muchísimo en mis necesidades personales. Elisabet siempre me ha ayudado en todo lo que ha podido, facilitándome y acompañándome en todo aquello relacionado con el tema de papeles y permisos”.

A día de hoy, y tras un largo camino recorrido a sus espaldas, Abdullah está preparando la llegada de su familia a España y también, en este caso, ha tenido la ayuda de la empresa para gestionar la reagrupación familiar. “Me encanta CLN. Nunca trabajé en una empresa en la que se tuviera tan en cuenta tu situación personal”, apunta.

Pero no solo Krist y Abdullah valoran la oportunidad que se les ha dado y la confianza que se ha depositado en ellos desde la empresa sino que desde la empresa nos comentan todo lo que ellos han aportado a la organización. Algunos de los aspectos que resalta Elisabet Riego, Directora de RRHH de Grupo CLN, son: “coraje, respeto, espíritu de superación, empeño… facilitando que estos valores se trasmitan al resto de compañeros/as y que se genere una cultura de empresa inclusiva y respetuosa”

Las empresas que gestionan responsablemente la diversidad cultural de sus plantillas están trabajando por la construcción de sociedades más justas, igualitarias y cohesionadas.