convivencia

El decálogo de la empresa socialmente responsable

Cualquier empresa, sea cual sea su tamaño y sector de actividad, puede –y debe– gestionar la diversidad para ser socialmente responsable. Para facilitar esta actividad os presentamos este decálogo, con varias formas de actuar de una empresa que gestiona la diferencia y la pone en valor.

El objetivo de estos puntos es que sirvan de autoevaluación para determinar el alcance y la profundidad de la Responsabilidad Social. Dependiendo de su capacidad se cumplirán unos u otros, pero el fin es plantearlos como metas hacia las que ir avanzando progresivamente. Esto sólo será posible si se incorporan a la política empresarial, y a su propia línea estratégica, nuevas acciones y sensibilidades.

La Responsabilidad Social de una empresa es un proceso en constante evolución, y debe ir incorporando mejoras progresivamente.

Decálogo

  1. La empresa que apuesta por el enriquecimiento que supone la diversidad, conoce su realidad social, tanto a nivel interno como externo. Es consciente de sus fortalezas y puntos débiles, y realiza un trabajo de autocrítica para mejorarlos.
  2. La empresa que cree en el potencial de la diversidad, aprende a valorar las diferencias. Desarrolla la empatía y se interesa por las diferentes culturas, realidades y entornos de donde provienen sus empleados y empleadas, porque sabe que son su activo principal.
  3. La empresa que valora la diversidad, a la hora de realizar una selección de personal utiliza criterios objetivos, basados en las características profesionales, en la aptitud, méritos y en la experiencia de los candidatos y candidatas al puesto. Igualmente, desarrolla políticas que fomenten la igualdad de género y la integración de minorías.
  4. La empresa que presta atención a la diversidad sabe que trabajar en entornos plurales implica desarrollar una serie de valores, percepciones y formas de relacionarse que necesitan unas pautas de actuación concretas, por ello diseña planes donde esto se tenga en cuenta.
  5. DIVEM #EmpresasquesumanLa empresa que es consciente de los beneficios de gestionar la diversidad fomenta la comunicación y la transmisión de información, tanto a nivel interno como externo. Para ello, utiliza todos los canales disponibles y plantea la necesidad de otros nuevos si fueran necesarios. Al favorecer la comunicación, mejora la transparencia y la sensación de pertenencia a la entidad.
  6. La empresa que gestiona adecuadamente la diversidad favorece la sensibilización en materia de no discriminación. Crea canales de denuncia frente a posibles situaciones discriminatorias y desarrolla acciones que favorezcan una conciencia colectiva sobre esta materia. Fomenta espacios de encuentro y acciones para mejorar el clima laboral.
  7. La empresa que establece la diversidad como parte de su estrategia corporativa, instituye un protocolo de actuación frente a la discriminación y lo aplica. Lo comunica a todas las personas que forman parte de ella y lo incluye como parte del código ético de la entidad.
  8. La empresa que incorpora normas y medidas a favor de la diversidad favorece la adaptación de las y los nuevos miembros de la plantilla mediante acciones que fomenten la vinculación con los principios y valores de la entidad. También es consciente de que para favorecer la inclusión pueden ser necesarias determinadas medidas de carácter logístico.
  9. La empresa que quiere crecer y desarrollarse en el tiempo de una manera sostenida y sostenible apuesta por la diversidad como parte fundamental de su conducta con sus diferentes grupos de interés.
  10. La empresa que quiere ser socialmente responsable es consciente y valora la diversidad en su entorno.