La comunicación intercultural, clave en la gestión de equipos culturalmente diversos

Un paso fundamental a la hora de lograr empresas diversas e inclusivas es trabajar aquellos aspectos que nos puedan ayudar a establecer una comunicación efectiva entre todas las personas que forman parte de la empresa y aquellos grupos de interés de la misma (proveedores, clientes, etc.) evitando así posibles barreras o malos entendidos que puedan dificultar la convivencia.

Si no conocemos los códigos culturales y de comunicación de otros países en empresas con equipos culturalmente diversos, puede llevarnos, de forma no intencionada, a malas interpretaciones o situaciones que pueden resultar incluso ofensivas para alguno de los interlocutores.

Nuestra cultura, valores y creencias determinan nuestro marco de referencia en el modo y forma que nos comunicamos. Por tanto, entender, reconocer y aceptar las diferentes culturas de las personas con las que trabajamos es el primer ejercicio a la hora de mejorar nuestra comunicación intercultural.

En muchas ocasiones no somos conscientes de las situaciones de discriminación que se producen en nuestro entorno, y más concretamente en el laboral. Esto puede ser debido a que consideramos normales según qué formas de relación establecemos con nuestros/as compañeros/as, clientes, proveedores… sin darnos cuenta de que estas pueden ser vividas por los otros como discriminatorias, desiguales o que atentan a nuestros valores y creencias fundamentales.

Normalmente, las principales barreras en estos procesos de comunicación se deben, en primer lugar, al desconocimiento de otras culturas diferentes a la nuestra y, en segundo, a estereotipos y prejuicios que, en muchas ocasiones, actúan como un primer filtro en nuestras relaciones y que determinan cómo nos relacionamos con los demás.

Comunicarse interculturalmente es entenderse y ser entendidos. Cuando nos relacionamos con personas de otras creencias, culturas, nacionalidades, religiones o idioma distinto al nuestro es importante desarrollar una conciencia sobre nuestra forma de pensar y entender a los demás. Ese esfuerzo, por ambas partes, es clave en los procesos de comunicación interculturales y en la gestión de equipos culturalmente diversos, favoreciendo el entendimiento y la comprensión del otro, el respeto por la diversidad y la inclusión de todas las personas que integran la plantilla de la empresa.

Desde DIVEM ofrecemos y desarrollamos formación gratuita a las empresas que quieran mejorar la comunicación intercultural de sus equipos.