¿Qué pasos seguir para poner en marcha un Plan de Gestión de la Diversidad Cultural?

Gestionar la diversidad cultural es un reto para cualquier empresa que empieza a abordar esta misión, pero también supone un crecimiento global en muchos aspectos. Para ello, es importante plantear las acciones orientadas a gestionar la diversidad siempre a medio y largo plazo para ver unos resultados efectivos.

Para poder llevar a cabo estas acciones hay una serie de factores que se deben tener en cuenta, tales como el tamaño de la empresa, su actividad, su ubicación geográfica, los mercados en los que opera, si desarrolla algún tipo de subcontratación de servicios… También es importante para la empresa integrar la responsabilidad social como una parte esencial de su actividad, sus políticas, su cultura organizacional y sus estrategias y operaciones.

En rasgos generales, toda planificación de la gestión de la diversidad debería seguir unos pasos:

  • Compromiso de la dirección

    Estas estrategias siempre tienen que partir de un compromiso firme por parte de la Alta Dirección de la empresa para que pueda permear al resto de la organización y de los grupos de interés sobre los que se sustenta su actividad.

  • Elaboración de un mapa de la diversidad y diagnóstico sobre la realidad en que se encuentra la empresa

    Es necesario partir de un análisis completo de la situación y de la realidad de la que parte la empresa para conocer las fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades de la organización y poder tomar decisiones para abordar las posibilidades de mejora en materia de diversidad cultural.

  • Asignar personas responsables a su desarrollo

    Es necesario contar con una o varias personas dentro de la entidad para para realizar un diagnóstico lo más completo posible sobre la base de los objetivos establecidos.

  • Fijar unos objetivos claros y cuantificables

    Estos objetivos se deben definir teniendo ya en cuenta la situación real en que se encuentra la empresa y estableciendo las vías de trabajo para alcanzarlos.

  • Formación y sensibilización de toda la plantilla

    Esta medida puede ir desde acciones de sensibilización en general, alineando a la plantilla al completo con los valores de la compañía, hasta formaciones específicas dirigidas a mandos intermedios o personal de recursos humanos que les den herramientas para conseguir los objetivos establecidos.

  • Establecer mecanismos de seguimiento

    Como toda estrategia, es necesario el seguimiento de las acciones realizadas para poder evaluar su efectividad y encontrar posibilidades de mejora.

  • Comunicar externamente

    La comunicación y visibilización de buenas prácticas permiten posicionar a la empresa como referente y servir de inspiración a otras empresas.

En DIVEM poseemos las herramientas y la experiencia para ayudar y asesorar a las empresas a poner en marcha un Plan de Gestión de la Diversidad Cultural de forma eficaz.

¡Ponte en contacto y entra a formar parte de las #EmpresasQueSuman!