coco, DIVEM, diversidad cultural, mexico

Por qué Coco es toda una declaración de intenciones

Dentro de un mundo globalizado, donde los ideales y referentes que presentan a los niños y niñas suelen ser todos bastante parecidos y bajo una visión occidentalizada, Pixar y Disney sorprenden con Coco (2017), una película que es todo un homenaje y una declaración de amor a México y su fiesta del Día de Muertos, considerada patrimonio inmaterial de la humanidad.

Coco es una película infantil, de dibujos animados, pero muy recomendable para cualquier miembro de la familia, con independencia de su edad. Cuenta la aventura de Miguel,  un niño que quiere ser músico y que proviene de una familia de tradición zapatera donde la música no está bien vista. A partir de aquí, se va hilando una historia que apuesta fuertemente por la riqueza milenaria que la tradición y cultura mexicana tiene, aderezada con mucha imaginación, un guión brillante y una banda sonora que bebe de la música de los años 30 mexicana (Pedro Infante, Jorge Negrete…) y de muchas canciones tradicionales.

Con todos estos ingredientes, Coco tenía muchas posibilidades de ser un éxito de taquilla, y ha conseguido ser la película más vista de la historia de Méixco, además de numerosos premios internacionales (entre ellos el Óscar a la mejor película animada en 2017). Sin embargo, el verdadero valor de la película es apostar por la diversidad cultural de un país como México, sobre todo teniendo en cuenta las relaciones de EEUU y la política migratoria desarrollada por el gobierno de Trump en los últimos años con este país, donde tiene gran peso la población latina, formada por millones de personas.

Poner en valor la Fiesta del Día de Muertos frente al omnipresente Halloween es toda una declaración de intenciones.

A diario en las noticias se relaciona a México con violencia, narcotráfico, inmigración… no es ignorar lo que está sucediendo, pero si mostrar solo una cara de la realidad, porque casi nadie habla de las cosas positivas que tiene este país y que ocurren a diario. Esta película pone en valor las tradiciones y riqueza mexicana, mostrando otra faceta de la realidad, y dando motivos de los que sentirse orgullosos y orgullosas a sus habitantes.

¿Seguirán el ejemplo otras empresas y marcas? ¿Apostarán por subirse al carro de abrirse a otras realidades y culturas desde el respeto? ¿Se considerará la diversidad cultural como algo positivo y que aporta talento y riqueza?

/