refugiadas, ordenadores, diversidad cultural, integracion laboral, mujer

Buenos ejemplos de gestión de la diversidad cultural

La diversidad cultural es una realidad constante en nuestra sociedad, de la que podemos salir beneficiados todos los individuos que la formamos. Para ello, es necesario trabajar en paralelo acciones que fomenten la inclusión e integración de diferentes colectivos que por sus circunstancias específicas tienen más difícil el acceso a determinados servicios.

Un ejemplo de ello son las personas refugiadas o solicitantes de protección internacional, que huyen de sus países de origen porque su vida corre peligro. Muchas de estas personas cuentan con estudios superiores y altas cualificaciones profesionales, ya provechar este potencial es fundamental para que puedan rehacer su vida integrándose en la sociedad de acogida de la mejor manera posible.

Consideramos importante hacerse eco de noticias que reflejan los aspectos positivos que puede aportar la diversidad cultural en la sociedad de acogida y cómo puede beneficiar a los diferentes sectores empresariales.

“Los refugiados pueden ayudar a paliar la escasez de programadores en Finlandia”. Eldiario.es 07/06/2016.

En esta noticia se refleja cómo aprovechar la existencia de una realidad social compleja para paliar un problema. En Finlandia, un proyecto pionero enseña programación a las personas refugiadas y solicitantes de asilo y las coloca en programas de prácticas en empresas para facilitar su integración. La falta de perfiles laborales en profesiones que requieren de una cualificación específica se puede solucionar a la vez que se favorece la integración de personas que huyen de su país por un conflicto armado. En palabras de uno de los refugiados que se han acogido a este proyecto, «Mi vida se ha transformado», explica. «Hace tres meses no formaba parte de la sociedad. Estaba en el centro de recepción, incapaz de hacer nada. Deprimido. Ahora estoy aprendiendo, trabajando… Integrándome. De nuevo en el mundo».

“La revolución 2.0 de las afganas” El Mundo, 03/06/2016

En esta noticia se recoge una interesante iniciativa que busca empoderar a las jóvenes y mujeres afganas a través de su acceso a internet. Roya Mahboob una refugiada afgana, desarrolla proyectos para acercar las redes sociales y las nuevas tecnologías a niñas y jóvenes de su país de origen y romper así su aislamiento. Tal y como ella misma cuenta, «La tecnología da a las mujeres una voz y una conexión con el mundo. De otra manera no saben qué pasa a su alrededor. Incluso si no tienen la posibilidad de ir a la escuela, con un ordenador en casa pueden encontrar una manera de educarse, ampliar conocimientos, investigar… Encontrar información de forma libre les da poder, porque la sociedad intenta restringir la información y la opinión que tienen las mujeres».

Su iniciativa está siendo adaptada para replicarla en México, Brasil y Pakistán, dando una oportunidad a muchas mujeres que de otra forma estarían invisibilizadas.

 © de la foto. Cortesía de DIGITAL CITIZEN FUND para ElMundo.es