La necesidad de confrontar los sesgos inconscientes en el mundo empresarial a través de la comunicación audiovisual

Los documentos audiovisuales nos sirven para conocer culturas de todo el mundo. Son además reflejo de la diversidad y que sirven como fuente de conocimiento para las generaciones venideras. Leer más

La diversidad cultural en las pymes, una fuente de ventajas competitivas

Aunque la gestión de aspectos como la gestión diversidad puedan verse a menudo más ligados al ámbito de la gran empresa debido a sus mayores recursos y capacidad, la realidad es que cualquier empresa, independientemente de su tamaño, puede introducirse en ella sin mayor complicación que lo que le supone llevar el trabajo día a día. Leer más

Encuentros empresariales online: una oportunidad para el aprendizaje y el intercambio de experiencias

Los encuentros digitales que llevamos desarrollando desde DIVEM a lo largo de los últimos años se han convertido en unos grandes espacios de referencia en cuanto a aprendizaje e intercambio de ideas y buenas prácticas para la gestión responsable de la diversidad cultural desde el mundo empresarial. Leer más

Empresas y tercer sector: un binomio para el desarrollo y la sostenibilidad del futuro

Las organizaciones del tercer sector también desarrollan un papel como partners sociales que contribuyen a aportar valor a las empresas para que, con su apoyo, puedan convertirse en palanca de cambio y lograr sociedades más cohesionadas, justas e igualitarias. Para ello, las empresas deben asumir un compromiso social a través de su propósito corporativo a la acción y, con ello, implementar acciones y medidas que den respuesta a los retos vinculados con la sostenibilidad y el impacto social. Leer más

Las festividades religiosas en la gestión de la diversidad cultural

Este mes de abril es un mes especialmente sensible en cuanto a la diversidad cultural y religiosa, pues confluyen en estos días distintas celebraciones y manifestaciones de fe que atañen tanto a las principales religiones monoteístas como a otras más minoritarias.

En España la libertad de culto está garantizada por la Constitución de 1978, y junto con la Ley Orgánica de Libertad Religiosa de 1980 y la aconfesionalidad del Estado, garantizan un marco de protección a las manifestaciones personales y colectivas de las diferentes creencias religiosas. De esta manera, en nuestra sociedad convivimos con una pluralidad cultural y religiosa que hace necesaria una eficaz gestión de la misma en el ámbito laboral para disfrutar de todos los beneficios que ésta nos puede ofrecer.

Un estudio realizado por el Observatorio del Pluralismo Religioso en España puso de manifiesto que el 21,4 % de las personas que se han sentido discriminadas por motivos religiosos señalan al entorno laboral como el espacio más vulnerable. Prevenir situaciones discriminatorias es esencial, pero sobre todo lo es generar espacios seguros para que las personas trabajadoras se sientan libres y respetadas en sus creencias.

En este mes de abril coinciden numerosas festividades relacionadas con las distintas manifestaciones religiosas habidas en nuestro país: la Semana Santa del cristianismo católico y cristianismo evangélico (2-9 abril), el Pesaj de los Judíos (5-13 abril) —que es la conmemoración de la salida del pueblo judío de Egipto—, la conmemoración de la muerte de Cristo de los Testigos Cristianos de Jehová (4 abril), la conmemoración de la fundación de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (6 abril), el Año Nuevo del Sijismo (14 abril), la Santa Pascua del Cristianismo Ortodoxo (16 abril), el Ridván de la fe Baha’i (21 abril al 2 de mayo), y el Aid Al-Fitr, que es la fiesta del fin del ayuno del mes del Ramadán en la fe musulmana (21 abril).

Todas estas fechas son extraordinariamente sensibles para cada una de las personas que profesan activamente sus creencias religiosas, y conocer su significación e importancia para las personas que trabajan en un entorno laboral diverso mejorará el sentido de pertenencia y el clima laboral.

Siempre que sea posible, el tener en cuenta esta diversidad religiosa en la adecuación de horarios y días libres facilitará la coexistencia de creencias religiosas dispares. Por ejemplo, aunque en España tradicionalmente se ha escogido el domingo como día de descanso laboral por la tradición católica, histórica y mayoritaria, no quita para que, cuando sea posible, se tenga en cuenta que para otras confesiones religiosas el día de descanso sea otro día de la semana, como ocurre con el sábado en las tradiciones judía y adventista o, para las personas musulmanas, el viernes como día solemne de rezo colectivo obligatorio. Facilitar su asistencia a sus ritos, permitiendo compensar esas tres horas en otro día, es una medida que influye directamente en mejorar la convivencia de las diferentes sensibilidades espirituales.

Es importante que, en los calendarios laborales, la regulación del descanso semanal, fiestas y permisos en las empresas socialmente responsables tengan en cuenta, en la medida de lo posible. las creencias religiosas de los empleados y empleadas.

La gestión adecuada de la diversidad religiosa y cultural requiere de una comprensión y adaptación mutua entre la persona trabajadora y la empresa; y sólo desde la creación de espacios de diálogo libres de prejuicios se avanzará en este cometido. Por un lado, la empresa no tiene porqué saber de las creencias de su personal, pero sí ha de comunicar los requisitos y horario del puesto de trabajo y en caso de que éste entre en colisión con alguna prescripción religiosa que haya sido libremente manifestada por su personal, realizar las adaptaciones razonables posibles que ajusten las convicciones personales y que no perjudiquen la organización y gestión de la empresa.

Desde DIVEM recomendamos avanzar en el respeto y comprensión hacia las diferentes manifestaciones religiosas y culturales en los entornos laborales, promoviendo la formación en temas de diversidad, códigos culturales y no discriminación entre la plantilla de la empresa y avanzando de este modo en inclusión y sentimiento de pertenencia. Para ello, os dejamos algunos consejos que se pueden implantar en la empresa para hacerlas más inclusivas respecto a la diversidad cultural religiosa:

  • Contar con un decálogo en favor de la diversidad cultural que implique explícitamente la expresión religiosa, así como de un código ético que no tolere ningún acto o comentario ofensivo hacia alguna manifestación religiosa.
  • Facilitar la adaptación de horario en días de especial significación religiosa para quienes profesan esa fe.
  • Promover un plan formativo en aspectos de diversidad, tales como códigos culturales, discriminación en el entorno laboral, etc.
  • Tener en cuenta las restricciones alimenticias en determinadas religiones, cuando se propongan desayunos empresariales o comidas de trabajo.

Siguiendo estas pautas y aprovechando todo lo que desde DIVEM podemos aportar, tu empresa puede ser la siguiente en convertirse en un nuevo referente en responsabilidad social y en gestión de la diversidad cultural. Si quieres saber cómo, ¡únete a las #EmpresasQueSuman!

Imagen: Freepik

Salomé Suárez, directora de Relaciones Corporativas en Multiópticas: “La mejor forma de sensibilizar es a través de la formación y de la visibilidad”

Multiópticas es una de las empresas que han formado parte en las acciones de sensibilización y formación que hemos realizado desde DIVEM durante todo el mes de marzo con motivo del mes de la mujer culturalmente diversa. Para conocer su visión acerca de la igualdad de género y la gestión de la diversidad cultural en su estrategia empresarial de Diversidad, Igualdad e Inclusión, hablamos con la directora de Relaciones Corporativas de esta gran empresa, Salomé Suárez. Leer más

Día Mundial de la Cultura Africana y Afrodescendiente, una oportunidad para poner en valor la diversidad en las empresas

En el marco del Decenio Internacional para los Afrodescendientes (2015-2024), la UNESCO adoptó en 2019 el 24 de enero como el Día Mundial de la Cultural Africana y de las personas Afrodescendientes. Con esta conmemoración se busca visibilizar y celebrar la gran contribución de este continente al patrimonio cultural de la humanidad, así como promover su inclusión y participación plena y equitativa en la sociedad y en las empresas.

Pero, ¿de qué hablamos cuando hablamos de cultura africana y afrodescendiente? En realidad, nos referimos a todas las culturas, pueblos y lenguas que proceden del continente africano y que tienen una línea histórica común de diásporas, colonialismo, conflictos y riqueza. A pesar de las más de mil lenguas que se hablan en el continente, sobre todo en el África subsahariana, se comparten una significativa cantidad de pautas culturales, entendidas estas como valores, normas, creencias y comportamientos.

Cada persona con la que interactuamos en el entorno laboral ha sido moldeada por la herencia social, las creencias y comportamientos que imperan en su entorno inmediato. A modo de ejemplo, si una persona de Guatemala, una de Alemania y otra de Senegal comparten oficina sin que la empresa hayan tenido en cuenta las diferencias culturales en términos de gestión de la diversidad cultural, la promoción de la interculturalidad desde la sensibilización, la formación las personas en puestos de liderazgo y de la plantilla en general en esta materia… es probable que desde el principio surjan desencuentros, pues los códigos culturales entendidos desde cómo percibimos el tono de voz, el espacio personal, la puntualidad, o la gestión de riesgos, nos hacen relacionarnos con el entorno de manera muy diferente.

La cultura africana es fundamentalmente rural, lo que es significativo para comprender la lealtad a la familia, al clan o al grupo étnico, lo que implica cooperación, consenso, generosidad y plena disposición a compartir lo mucho o poco que tengan cuando se reconocen en la otra persona. Es una cultura de hospitalidad, pero si algo hay que destacar es el concepto de comunidad. También es cierto que un hecho cultural diferencial es el sentido del tiempo. Es una cultural donde esperar no supone ningún problema, las personas apresuradas o estresadas son vistas con cierta desconfianza. Al igual que pasa con el concepto de tiempo, el concepto de negociación difiere sustancialmente; ir al grano se considera rudo y engañoso.

Con DIVEM ponemos a disposición de las empresas diferentes formaciones y sensibilizaciones con las que promover un acercamiento al reconocimiento de la interculturalidad como elemento de valor, por ejemplo, con la formación “Códigos culturales y comunicación en la diversidad”, contenida en nuestro catálogo de actividades formativas y desde la que afianzamos los puentes al entendimiento y reconocimiento del “otro/a”.

Desde DIVEM acompañamos a las empresas en la generación de espacios interculturales e inclusivos, que fomenten el diálogo y el encuentro, y que faciliten el acceso al mercado laboral de las personas africanas y afrodescendientes, a través de acciones y estrategias que favorezcan el pleno desarrollo de su potencial, afianzando el valor de la diversidad como eje estratégico de desarrollo e innovación en la gestión del talento.

¡Súmate al valor de la diversidad cultural con DIVEM!

Image by gpointstudio on Freepik

De la diversidad a la inclusión: el paso necesario para las empresas socialmente responsables

Ser una empresa diversa implica aceptar que cada persona que compone su capital humano tiene unas características propias que la hacen única y diferente del resto, tanto desde una perspectiva individual como colectiva, que enriquece a los grupos y aporta nuevas formas de aprendizaje y puntos de vista que permiten crecer y favorecer un desarrollo económico y sostenible en el tiempo. Leer más

‘Networking’: creando espacios de encuentro empresariales para la promoción de la diversidad cultural

A lo largo del año, desde DIVEM participamos en distintos eventos networking por todo el territorio nacional desde el convencimiento del valor intrínseco que cada uno de ellos aporta.

Compartir espacios de diálogo y encuentro con aquellas empresas que ya son referentes de buenas prácticas en gestión de la diversidad cultural, y también con otras grandes empresas y pymes que desean avanzar en la implementación de estrategias que ayuden a sumar talento diverso, es compartir la ilusión por hacer más y mejor. Igual de importante a la convicción en esta estrategia por parte de la dirección y recursos humanos, es que ésta permee al resto de capas de la empresa, generando círculos virtuosos de propagación de acción y opinión, generando para ello las vías y cauces adecuados para su apropiación por parte de todo el equipo humano.

De esta manera, los encuentros empresariales son espacios desde los que generar sinergias, donde damos a conocer desde DIVEM los beneficios que la gestión de la diversidad cultural y la innovación social aportan a las empresas responsables. En estos mismos espacios damos a conocer todos los recursos que ponemos a disposición de las empresas para realizar una gestión interna y eficaz de la diversidad cultural entre su capital humano, aprovechando todos los beneficios que esta ofrece al tejido empresarial y colaborando mano a mano en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030 para, como dice su lema, “no dejar a nadie atrás”.

Con DIVEM apoyamos la puesta en marcha del arranque de iniciativas de implementación de estrategias de gestión de la diversidad, de la misma manera que acompañamos a aquellas empresas que ya apostaron hace tiempo por esta línea de acción y quieren seguir ahondando en los beneficios de la misma.

Así, desde este programa, facilitamos asesoría gratuita, así como la generación de herramientas diagnóstico de situación y la puesta a disposición de itinerarios formativos para las diferentes áreas de negocio desde las que procede la implementación de medidas de gestión de diversidad cultural. Para llevar a cabo esta misión, tenemos a disposición un catálogo de acciones formativas en el que las empresas pueden encontrar distintas formaciones y talleres para sensibilizar, profundizar, analizar y abordar la diversidad, la igualdad y la inclusión mediante de una óptica especializada basada en la experiencia de Accem con la atención multidisciplinar a personas culturalmente diversas a lo largo de sus más 30 años de trabajo.

Además de todo esto, otro de los puntos fuertes de DIVEM en los espacios de networking es generar comunidad de buenas prácticas, conocimiento y reconocimiento de aquellas empresas que quieren, pueden y apuestan por una transformación social interna que visibilice la diversidad cultural como un valor superior.

Si tu empresa aún no ha acudido a ningún evento de networking, no dudes en asistir al próximo que se realice cerca de vuestro entorno y, así, poder descubrir las ventajas, los contactos y los conocimientos que aportan estos encuentros empresariales.

¡Haz que tu empresa se una #EmpresaQueSuman!

¿Por qué es importante hablar de diversidad cultural en las empresas?

En España, actualmente contamos con una población de 47.615.034 habitantes, de los cuales 5.579.947 personas son extranjeras (el 11,7 % de la población total), según los últimos datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística este año. Si bien esta cifra experimentó un descenso a raíz de la pandemia de la covid-19 durante 2021, en los últimos meses ha vuelto a crecer, retomando la tendencia previa. Es interesante tener en cuenta también a la población nacionalizada o descendiente de inmigrante, que muchas veces son percibidos por la sociedad como “extranjeros” aunque realmente no formen parte de este grupo sociodemográfico. Leer más