prejuicios, estereotipos, diversidad cultural

Falsos prejuicios sobre los trabajadorxs inmigrantes (parte 1)

Ya lo detectamos en nuestro estudio “Brechas. Impacto de las brechas digitales en la población extranjera”: Existen una serie de mensajes xenófobos, misóginos y/o racistas, muchas veces vinculados a desinformación o contenido falso, que no hacen sino afianzar determinados prejuicios y estereotipos sobre la población extranjera.

Desde Accem estamos trabajando en crear líneas de comunicación veraces, por ejemplo ofreciendo ideas que sirvan para actuar contra la polarización y el discurso del odio en redes sociales o desarrollando proyectos dirigidos a concienciar sobre la igualdad de oportunidades. Por eso, consideramos fundamental proyectos como DIVEM, donde apostamos por poner en valor la diversidad cultural en el ámbito empresarial,  hacer referencia a esos falsos prejuicios a los que se tienen que enfrentar los y las trabajadoras inmigrantes. Estos prejuicios son una de las muchas barreras a las que deben enfrentarse las personas inmigrantes a la hora de incorporarse al mercado laboral.

  • «Las personas inmigrantes vienen a robarnos el trabajo a los y las nacionales.» En realidad, las personas inmigrantes (y sobre todo, las mujeres), experimentan un descenso en su status social, ya que desempeñan trabajos muy por debajo de sus capacidades y cualificaciones profesionales, desempeñando en numerosas ocasiones trabajos que por las condiciones y características las personas nacionales no quieren desempeñar. Además, las mujeres inmigrantes presentan la mayor tasa de desempleo y suelen desempeñar funciones tradicionalmente femeninas como son el trabajo doméstico y los cuidados. Todas estas situaciones no hacen sino dificultar su proceso de integración a nivel social y laboral.
  • «Las personas inmigrantes bajan los salarios.» Esto no es culpa de las personas migrantes, sino consecuencia del mercado y el sistema económico en que vivimos. Las personas inmigrantes necesitan poder justificar un empleo continuado y con unas determinadas características para poder acceder y/o renovar su documentación como demandantes de empleo. Esto hace que, en muchas ocasiones se vean abocadas a aceptar condiciones y salarios precarios, que dificultan su proceso de integración e impiden que puedan acceder a una formación o a un mayor grado de empleabilidad.
  • «Las mujeres musulmanas que llevan velo carecen de autonomía y son incultas/ Las personas negras son todas analfabetas/ Las personas sudamericanas son vagas.»  Estos prejuicios carecen de fundamento y están basados en ideas estereotipadas que incitan a la xenofobia y al racismo. Desde DIVEM trabajamos no solo para poner en valor la riqueza y aspectos positivos de la sociedad diversa, sino también para promover una mirada positiva hacia la diversidad cultural, que sirva para prevenir y rebatir potenciales enfoques conflictivos o discriminatorios.
  • «Los y las trabajadoras inmigrantes vienen a percibir prestaciones y a vivir de ellas sin trabajar.» La idea de las personas inmigrantes como alguien sin conocimientos ni capacidades que busca vivir de prestaciones, no hace sino restringir y dificultar su integración social. Una de las principales razones por las que las personas inmigrantes dejan sus países es la búsqueda de oportunidades económicas y de mejora profesional. Muchas de estas personas cuentan con estudios y experiencia en sus países de origen, pero tienen dificultades para realizar los procesos de homologación o convalidación de los títulos aquí.